El poder en Foucault

El poder en Foucault se refiere al control de las subjetividades y acciones, de las mentes y cuerpos, de otros; esto mediante mecanismos y dispositivos de normalización, orden, gobierno y disciplina así como por medio del control del discurso, el conocimiento y la verdad.

Según este filósofo e historiador francés, el poder no se posee, se ejerce y siempre es relacional y dependiente de una estructura; se trata del despliegue de una relación de fuerza que es capilar a toda la sociedad, es decir no es una posesión de una elite, ni exclusivo al Estado, sino que es una serie de mecanismos y estrategias transversales a toda la sociedad, desde la familia, la escuela y la fábrica, hasta el Estado y gobierno; así, el sujeto está atravesado por relaciones de poder.

El poder actúa por medio de represión e ideología, pero también es libertad, también puede ser una fuerza social productiva necesaria; si en cualquier escala social existen relaciones de poder es porque existe libertad, el poder estructura y dirige la acción de los otros solo cuando éstos tienen libre albedrío sobre el ejercicio de éstas acciones. Así, el poder clasifica y separa, excluye, normaliza, disciplina y reprime, moldea las conciencias, pero también construye y se resiste.

Existe un vínculo intrínseco entre el poder por una parte, y el saber, el conocimiento, y la verdad por otro. En tal sentido las relaciones de poder son discursivas; por lo cual es importante preguntarse  “¿quién utiliza el lenguaje, cómo lo utiliza, por qué y cuándo lo hace?” (Van Dijik, 1997: 22) aquellos que esgrimen los discursos hegemónicos y el conocimiento autorizado son los que ejercen el poder y dominación. En este ámbito, Foucault se preocupa por la asignación y auto asignación de conocimiento (y por ende de ignorancia), y la disputa por los significados. Tampoco la verdad es ajena al ámbito del poder; ésta es producida con base en múltiples relaciones y luchas, y así cada sociedad construye sus regímenes de verdad. Según Foucault, éstos últimos, se tratan de dimensiones positivas de poder constituidas por formas de conocimiento aceptados como verdad, que “conforman sujetos humanos que actúan y piensan de una determinada manera, que no se puede reducir a una `falsa conciencia´” (Gledhill, 2000: 205).

Existen tres ideas fundamentales sobre el poder en Foucault: La gubernamentalidad, el biopoder y la creación de sujetos y subjetividades:

  • La idea de gubermentalidad se refiere a la posibilidad de conducir la conducta, o al gobierno de las acciones de los individuos,“gobernar, en este sentido, es estructurar el posible campo de acción de los otros.” (Foucault, 1983:16). Gobierno y poder son usados en este contexto como los diferentes mecanismos utilizados para orientar o dar forma a la conducta de personas y grupos específicos, incluyendo los mecanismos que esas personas y grupos aplican a ellos mismos.  Tiene como fin crear sujetos que se auto regulen o auto disciplinen, haciendo “que la regulación estatal directa de la vida social a través de la represión resulte menos necesaria” (ibídem: 235).
  • El biopoder hace referencia a la estatización de los procesos biológicos humanos, así como de la vida y la muerte, es decir la administración y control de los cuerpos de la población por parte del Estado. Esto a través tanto del uso de la fuerza, la represión y la pena capital, pero también a partir de los métodos de contracepción y la demografía (estadística y control de la natalidad, mortalidad, morbilidad, movilidad, etc), también hacen referencia a la salud pública, la  seguridad y la `normalización´ de la población.  En general se refieren a una serie de técnicas modernas de poder y disciplina ejercidas sobre la población, que se justifican racionalmente por la protección de la vida, más  que por la amenaza de muerte.
  • Para Foucault “hay dos significados de la palabra sujeto; sujeto a otro por control y dependencia y sujeto como constreñido a su propia identidad, a la conciencia y a su propio autoconocimiento. Ambos significados sugieren una forma de poder que sojuzga y constituye al sujeto” (Foucault, 1983: 7). El resultado de tecnologías de gobierno es la creación de sujetos o subjetividades, esto a través de la adopción por parte de individuos y grupos del discurso y la práctica dominante y finalmente en la reconfiguración de identidades, creencias y pensamientos. Esta nueva identidad no se puede considerar como una `falsa conciencia´, sino la apropiación de la retórica y una serie de actitudes que los sujetos calculan les puede otorgar ciertos beneficios frente a la autoridad o quien ejerce el poder.

De tal forma, para Foucault el poder está en todas partes, es difuso más que concentrado, está encarnado y es desplegado más que poseído, y constituye sujetos más que ser desplegado por ellos.

¿Qué te parece nuestro contenido? por favor deja un comentario para que podamos seguir mejorando!