5 características que debe tener un buen extensionista

A partir de una serie de encuestas levantadas a más de 50 técnicos y extensionistas en centro y sud america, experiencia en campo en México y  un estudio de FAO, te presentamos estas 5 características  que debe tener un buen extensionistas ¿las tienes todas?

La palabra extensionismo surge a partir del objetivo de “extender” prácticas de producción agropecuaria más eficientes a campesinos a través de la promoción de tecnología  y “mejores prácticas”, todo lo cual tenía  sentido en el contexto de la “revolución verde”, cuando el extensionista otorgaba, entre otras cosas, los famosos paquetes tecnológicos e iniciaba  a los campesinos en “las bondades” de las semillas mejoradas, los agroquímicos y la tecnifícación del campo. Sin embargo, cada vez más fue evidente la necesidad de fortalecer capacidades organizativas, comerciales y administrativas en la ruralidad. Hoy el extensionista es entendido como una persona que detona procesos de cambio en el campo, así como un gestor y promotor del desarrollo rural, es decir, su labor es cada vez más cercana a la gente y no tanto a los cultivos, el ganado y el suelo (al menos no tanto como antes).

A continuación te presentamos las 5 características  que debe tener un buen extensionista, según otros extensionistas y algunos estudios al respecto.

1.- Contar con los CONOCIMIENTOS adecuados

Obviamente se espera que el extensionista sepa sobre lo que va a enseñar, sin embargo esto se refiere tanto a conocimientos técnicos y experiencia en el tema que promueve, pero también manejo de metodologías, herramientas  e instrumentos adecuados para impartir lo que sabe. Así mismo debe conocer su área de trabajo (su territorio) y los medios de vida de las familias que ahí viven. Es decir, no basta que sea un buen ingeniero agrónomo, biólogo o antropólogo, tiene que saber andar en campo, conocer su área de trabajo y saber  transmitir información y construir conocimiento con la gente (para conocer la diferencia entre información y conocimiento ver:  Para no confundir Información con Conocimiento )

2.- Tener HABILIDADES ANDRÓGOGICAS (es decir “conjunto de técnicas de enseñanza orientadas a educar personas adultas” para más sobre el tema ir aquí ).

Este punto está en parte relacionado con el primero. Se refiere tanto a la habilidad de enseñar, como la voluntad de seguir aprendiendo, tanto por su cuenta como de las propias familias campesinas. En tal sentido el extensionista debe tener claro que no es el dueño de un conocimiento superior, sino el facilitador de la construcción de un conocimiento horizontal, en el que el saber local es tan importante como el saber técnico.  De la misma forma, debe contar con una amplia caja de herramientas metodológicas, que constantemente esté  validando, actualizando e incorporando nuevas a su repertorio. Como lo dice una extensionista en Tabasco “Se sigue en el entendido que la gente del campo no sabe, que necesita de otro que lleguen a tramitar el conocimiento” (Mariela Vázquez); es necesario cambiar esta actitud aun persistente.

3.- Ser un buen COMUNICADOR

Se refiere tanto a la capacidad de expresar temas complejos de forma sencilla, como a saber escuchar y empatizar con la población local, así como ser de trato amable y sencillo. Debe ser bueno manejando grupos, saber motivar a la gente y generar interés; pero también ser un buen negociador, ser asertivo y resolver conflictos.

4.- Saber DESENVOLVERSE EN CAMPO

Esto debería de ser obvio, pero muchas veces encontramos técnicos y extensionistas a los que no les gusta estar en campo. Muchas veces esto significa no comer (y descomer) a nuestro gusto, dormir y bañarse en condiciones quizá no tan cómodas, estar expuestos a accidentes y enfermedades, etc.

Entonces debe disfrutar las salidas a campo y tener simpatía y poder identificarse con la población campesina, así como tener sensibilidad social y de género. Debe saber adaptarse  a las condiciones y costumbres que se encuentra en campo, a la vez que sepa adecuarse a la limitaciones, saber resolver problemas, y contar con habilidades logísticas.

Después de todo, aparte de las aparentes desventajas, salir a campo también significa desconectarse un poco, convivir con la naturaleza y las familias campesinas, apreciar el paisaje y los espacios abiertos, disfrutar del humor y sencillez de la gente, etc…

5.- Y finalmente es todo acerca de la ACTITUD

Está fue la lista más larga, básicamente el extensionista casi casi debe ser un santo!

En cuanto a actitudes profesionales:

-Debe cumplir con sus compromisos, ser puntual con sus reuniones o talleres, ser organizado, responsable y honesto.

En cuanto actitudes personales respecto al trabajo:

-Debe tener mucha fuerza de voluntad, motivación,  entusiasmo,  saber trabajar duro en condiciones difíciles, tener vocación de servicio, ser creativo, sabe resolver problemas, etc.

Y en cuanto a actitudes personales:

-Ser dinámico, motivador, innovador, abierto, positivo, proactivo, optimista y entusiasta, paciente, amable, objetivo,  flexible, ser un ejemplo, etc.

¿Tú qué piensas? deja tus comentarios y poco a poco iremos alargando la lista!

Agradecimientos por sus valiosas observaciones: Adrian Garvicevich, blog: Extensión para extensionistas; y Mariela Vázquez.

7 comentarios en “5 características que debe tener un buen extensionista

  1. Bien. La actitud creo yo debe ser el punto central, seguido de empatia, manejo de conflictos, trabajo en equipo, andragogia entre otros; que nos lleve a desarrollar capacidades propias y de los beneficiarios.
    El aprendizaje debe estar por encima de la enseñanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.