Cómo hacer un taller participativo

En esta entrada te proponemos algunas ideas para diseñar un taller participativo en campo.

Hacer talleres participativos con dinámicas lúdicas es la forma más común y eficaz de presentar un tema o poner en marcha algún proceso enmarcado en educación popular.  Por educación popular debemos entender una metodología pedagógica que tiene como objetivo facilitar acciones transformadoras con y desde sectores populares, ya sea urbanos o rurales, enmarcadas en y orientadas al desarrollo local integral; esto con la intención de deconstruir las condiciones sociales, económicas, culturales, y políticas que reproducen la pobreza, la inequidad social y la exclusión. Así, muchas intervenciones en desarrollo local y rural, en género, en temas ambientales y productivos, etc. utilizan los talleres participativos para el diagnóstico de la realidad local, la planeación participativa, la puesta en marcha de proyectos y la evaluación de los mismos, entre otras acciones.

Algunas ventajas de esta herramienta son:

  • Se puede recolectar información, construir conocimiento o introducir un tema de manera rápida y amena con un grupo relativamente grande participantes.
  • Es la mejor manera en la que adultos y jóvenes adultos pueden aprender, ya que se basa en la premisa de crear un “aprendizaje significativo”, es decir que los participantes aprendan relacionando los temas con su propia experiencia, inquietudes y expectativas.
  • Al basarse en la participación horizontal permiten dar voz a los desempoderados y ayudan a debilitar, aunque sea incipientemente, las relaciones de dominación (sociales, de género, generacionales, etc).
  • Al involucrar tanto lo mental, como lo sensorial; lo reflexivo como lo kinético; lo racional como lo sentimental, permite que el aprendizaje sea efectivamente significativo, profundo y duradero.

Para preparar un taller participativo es importante tener claro cuál es el objetivo general de la intervención, por ejemplo “generar cohesión social en una colonia marginada”. Después aclarar los objetivos específicos, es decir desmenuzar el objetivo en pedazos más manejables; en el caso del ejemplo puede ser: mejorar las relaciones entre los vecinos, recuperar espacios públicos, generar algún tipo de organización o junta vecinal, etc. Posteriormente se deben identificar los tópicos a tratar, es decir los temas que enmarcan la intervención, por ejemplo: capital social, gobernanza, desarrollo local, cultura de la paz, etc. Así, es importante ir desglosando o desmenuzando de lo general a lo particular (échale un ojo a mi entrada sobre cómo crear una matriz de indicadores disponible aquí: http://journalrural.com/?p=293 ).

En este momento puedes empezar a trabajar en tu carta descriptiva; la carta descriptiva es el instrumento metodológico que te servirá de guía para manejar la sesión del taller. Puedes hacerla como mejor te plazca, pero es importante que sí sea una herramienta que te sirva para ubicarte tanto antes como en el momento del taller.  Sugiero que tu carta contemple los siguientes puntos:

Tema Objetivo Método Material Responsable Tiempo

 

Consulta un par de ejemplos de cartas descriptivas aquí:

 Ejemplo 1

Ejemplo 2

Es muy importante que en el diseño de la CD, tomes en cuenta cuántas personas van a participar y cuánto tiempo tienes disponible. Con base en eso puedes ir armando tus dinámicas para ir tocando los tópicos y cumpliendo tus objetivos. Realmente no puedo enfatizar lo suficiente lo  importante que es que en todo momento tengas en mente a tu audiencia y el tiempo que dispones, en gran medida de esto dependerá el éxito de tu taller.

Procura empezar con una dinámica rompe hielo en la que los participantes realmente se pongan en ese rol, es decir, en participar. Casi cualquier dinámica que sea lúdica y en la que la gente se ría o se mueva puede servir para ponerlos en una actitud más abierta y dispuesta a participar. En esta entrada puedes consultar algunos ejemplos de dinámicas rompe hieloIMG_1241.

Posteriormente es importante que te presentes y expongas el objetivo del taller, aparte de agradecer la presencia y disposición de los participantes. En la sección de caja de herramientas de este blog podrás ver algunos ejemplos de dinámicas participativas.

Intenta seguir el siguiente patrón tanto en el diseño global del taller como en cada dinámica que aborde un tema en particular.

  • Empieza con una dinámica lúdica en la que los participantes se emocionen o salgan de su estado emocional habitual, esto los pondrá en una actitud receptiva y más dispuesta a aprender.
  • Utiliza el momento de mayor “emoción” para compartir, la idea, el tema o tópico que quieres que sea aprendido.
  • Cierra con una ronda de reflexión: ¿qué aprendimos? ¿a qué acuerdo podemos llegar?, etc.

Por último, procura prever cómo vas a sistematizar la información o conocimiento generado en el taller. Ya sea mediante fotos, video, grabaciones, el propio material que los participantes generen, etc. De manera que puedas integrar la memoria del taller que puedas devolver a los propios participantes.

Quizá quieras checar las entradas

“5 puntos a tomar en cuenta para preparar un taller participativo” 

“¿Cómo preparar una salida a campo?”

2 comentarios en “Cómo hacer un taller participativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.